El baño del bebé

Parece increíble pero con esta nueva personita todo todo se vuelve un tema, recuerdo que cuando fuimos al curso psicoprofilactico me pareció lo más extraño dedicarle una clase al tema de bañar a un bebé, pero cuando tuve por Primera vez a esa pequeña personita entre mis manos, creí que había sido muy corto el tiempo que le había dedicado al tema, cuesta trabajo dimensionar que todos estos pequeños detalles pueden ser tan importantes.

Bueno aquí te va lo que fue mi experiencia,

Para mí lo ideal es que tengas una tina pequeña sobre todo en los 40 primeros días del bebé, la temperatura que siempre manejan estandarizada que es la ideal para El baño del bebé es de 37 °C, es importante que tengas un termómetro para medir la temperatura, con que al menos lo hagas una vez, te darás más o menos una idea de cómo debe sentirse de caliente, la verdad es que uno se confía Y cuesta trabajo medirlo porque una vez que lo mides te das cuenta que no es muy caliente en realidad yo llegaba sentir que está es en un poquito fría de lo que a mí me gusta, pero así que lo ideal para que realmente lo bañes a una buena temperatura es que por lo menos una vez reconozcas como debe sentirse el agua.

En mi casa compramos uno especial para el agua, la verdad un poco caro pero muy eficiente. Sin embargo puedes utilizar un termómetro de mercurio y con eso es suficiente.

Recuerda que es un gran momento para crear un vínculo con tú bebé, después de manejar el pánico, transfórmalo en un momento único para él y para tí, recuerda que el agua relaja y le encanta a los bebés. Busca hacerlo todos los días la misma hora, a la que a tí te acomode, pero manejar una rutina ayuda para el proceso de educar a tu pequeño, a mí me funcionaba muchísimo bañarlos antes de dormir y con esto dormían más relajados, procuraba poner en la tina un poco de aceite de lavanda y era una maravilla para darles paz a ellos y a tí.

Si lo vas a bañar en la tina trata de buscar un vasito, del tamaño de un yogur (esta recomendación me la dieron en el curso Psicoprofilactico y me moríamos de la risa, nos parecía una exageración medir la cantidad de agua), pero sí, con este truco te puede dar cuenta de la cantidad exacta que le puedes echar en la cabecita el bebé acuérdate que por instinto los bebés tienen la capacidad de bloquear el agua, sin embargo trata de no tirarle todo encima de la cara.
Al inicio si te recomiendo que utilices jabones neutros, hipoalergénicos que no tengan químicos, lo ideal es encontrar los más naturales posibles.

En mi casa mi esposo era más valiente que yo, él empezó a bañar a mi niño desde la semana en la regadera, ahí la única condición es verificar la temperatura del agua, y que por regla general siempre siempre te pongas una playera de algodón ya que al enjabonar al niño se te puedes resbalar super fácil, eso sí sería muy peligroso, así que una playera ayudará muchísimo a que esto no te pase.

Después del baño te recomiendo una crema dermatológica o de preferencia sin químicos, y aprovecha para darle un masaje, platica con él, velo a los ojos, acariciarlo y disfrútalo mucho mucho que el tiempo se pasa volando.

Y recuerda siempre la regla de Oro: No tengas expectativas y disfruta tu realidad. No compares a tu pequeño, ni a tí con nadie.
Cada niño y situación es única e irrepetible. Disfruta, por favor no juzgues a nadie y mucho menos a tí. Lo estás haciendo muy bien

Entradas Relacionada